mazochungo.net

 

 


Televisión, electrónica y audiovisuales

  • Glosario digital (PDF).

  • Pequeña historia de la  televisión en España.

  • La bola del mundo (Navacerrada) no emitirá TDT.

  • Historia de una antena.

  • El multimedios de Silvio Berlusconi (enlace externo).

  • Frecuencias y estaciones de TV analógica en España.

  • Frecuencias y estaciones de TDT en España.

  • Tabla de correspondencias "canal radioeléctrico - frecuencia".

  • Las inmensas antenas de TV de Las Rozas de Madrid.

  • Las inmensas antenas de RNE de Las Rozas de Madrid.

  • Cómo seguir viendo Castilla-La Mancha TV en la Comunidad de Madrid.

  • La TDT obsoleta.

  • Sintonías y fragmentos de programas televisivos antiguos.

  • Cálculo automático de perfiles topográficos en Google Maps.

  • Cámaras de vídeo digitales: ¿qué formato elijo?

  • Coordenadas de repetidores

  •  

     

     

     

     
    Cámaras de vídeo digitales. ¿Qué formato elijo?

    A raíz de las consultas que varios conocidos me han hecho últimamente a la hora de comprarse una nueva videocámara, he preparado este pequeño análisis que, supongo, puede resultar útil para otras personas. En él intento comparar los distintos soportes de grabación y explico un poco por encima los distintos parámetros que definen a una cámara de vídeo.


    1. Soportes de grabación

    Si bien con las antiguas cámaras de vídeo domésticas el soporte de la grabación no era un factor demasiado importante (durante muchos años, la enorme mayoría de ellas grababan en cintas magnéticas de Vídeo8), en la actualidad son muchos los soportes domésticos que conviven en el mercado. Y es quizá el primer factor a estudiar antes de comparar los demás aspectos de la cámara que nos vamos a comprar.

    En cualquier caso, la última palabra la tiene el interesado. Como se verá a partir de la siguiente comparativa, cada uno de los formatos tiene sus puntos positivos y sus puntos negativos. Aunque en mi opinión el más versátil y seguro es el de las tarjetas de memoria, otros usuarios pueden dar más importancia a aspectos que no ofrecen estas tarjetas.


    Cámaras que graban en cintas magnéticas Mini-DV

    Estas cámaras son el más claro heredero de las antiguas cámaras que grababan en cintas de Vídeo8. Evidentemente, lo que graban estas cámaras ya no es una señal analógica de crominancia y luminancia, sino que utilizan la cinta magnética para grabar sobre ella simples ceros y unos, es decir, una señal digital de vídeo codificado.

     

    Ventajas
    • No es en absoluto una tecnología anticuada (son grabaciones digitales de muy buena calidad).

    • En entornos profesionales donde se tienen equipos de edición miniDV es un formato muy usado para realizar montajes, sobre todo por la facilidad de empalmar, cortar y pegar trozos tal y como lo haríamos con cualquier cinta magnética, aunque con la ventaja de ser una grabación digital (la imagen no se degrada).

    • Una vez descargadas las grabaciones a un ordenador, podemos almacenarlas en el soporte que queramos (DVD, BluRay, discos duros…). Y si no, siempre puedes almacenar las cintas tal cual en tu videoteca, aunque necesitarás siempre de un equipo miniDV para poderlas ver.

    Inconvenientes
    • Es necesario un puerto Firewire en el ordenador (no todos lo traen) para conectarle la cámara.

    • Descargar una cinta miniDV al ordenador requiere de mucho tiempo (y muchísimo espacio libre en el PC: hasta 13 GB por hora), ya que el formato con que se graba en las cintas está muy poco comprimido.

    • Después hay que recomprimir las grabaciones para que quepan en discos DVD (eso lleva tiempo).

    • Las cintas miniDV no son baratas y pueden arrugarse, enrollarse y deteriorarse, como cualquier cinta.

    • Los mecanismos móviles que hacen funcionar las cintas son frágiles. Muchas de las averías de los dispositivos electrónicos se deben a los golpes y a la inestabilidad de las partes mecánicas.


    Cámaras que graban en discos miniDVD


    El concepto es muy similar al de las cámaras que graban en cintas miniDV, pero con la diferencia de que el soporte sobre el que grabamos es un disco compacto, que puede introducirse directamente en el ordenador o en el lector de DVDs del salón. El formato de compresión de imagen suele ser Mpeg2, el mismo que el de los DVDs. Las grabaciones no ocupan tantos gigabytes como en las cintas miniDV.

     

    Ventajas
    • Según sacas el DVD de la cámara ya lo tienes listo para archivarlo en la estantería y para verlo en cualquier aparato de DVD de salón. Te puedes ahorrar el paso de descargar las grabaciones en un ordenador, salvo que necesites hacer edición.

    Inconvenientes
    • El propio diseño de los discos miniDVD condiciona mucho el aspecto y el tamaño de la cámara (en general, son grandes y pesadas).

    • En cada disco miniDVD caben sólo unos 40 minutos de grabación.

    • Cada vez que se llena un disco, hay que esperar unos segundos a que la cámara lo finalice. Y lo mismo ocurre al introducir uno nuevo: la cámara debe inicializarlo.

    • Los componentes mecánicos que hacen girar el DVD y los brazos que leen y escriben sobre él son frágiles y desprenden calor.

    • Borrar grabaciones hechas por error o editar el contenido de un miniDVD es complicado, por el propio sistema de archivos y la estructura de directorios con que se almacenan las grabaciones.

    • Los discos DVD que usan estas cámaras son miniDVDs; aunque pueden leerse en cualquier lector de DVD normal, estos discos son menos populares que los DVDs normales, y en proporción, resultan más caros.


    Cámaras que graban en un disco duro interno

    Estas cámaras llevan integrado un soporte de gran capacidad, de manera que te puedes ahorrar el dinero de comprar continuamente cintas miniDV o discos miniDVD (suponiendo que no los reutilices). Muchas cámaras, además de grabar en el disco duro interno, permiten grabar también sobre tarjetas de memoria flash extraíbles.

     

    Ventajas
    • Muchas horas de grabación continuada, gracias a la enorme capacidad del disco duro.

    • No es necesario llevar soportes de recambio a los viajes largos.

    • Facilidad para editar o borrar las grabaciones efectuadas, ya que cada toma que hacemos es un archivo perfectamente localizable dentro del disco duro.

    • Una vez descargadas al ordenador las grabaciones, podemos almacenarlas en el soporte que queramos (DVD, BluRay, discos duros…).

    Inconvenientes
    • Aunque quizá menos que en las cámaras miniDVD o miniDV, las cámaras con disco duro siguen conteniendo mecanismos sensibles a los golpes. Un disco duro es un dispositivo más delicado de lo que pueda parecer. Y cuanta mayor sea su capacidad, mayor es la información que podemos perder en caso de avería del disco duro.

    • Cuando se llena el disco duro es necesario tener el ordenador a mano para descargarlo antes de poder seguir grabando.

    • Descargar las grabaciones al ordenador puede llevar un buen rato, sobre todo si queremos descargar el disco duro de la cámara completo. Y requiere, evidentemente, el mismo espacio libre en el ordenador.

    • Cada toma que filmamos genera un archivo independiente en el disco duro (igual que las cámaras de fotos que graban vídeo), y no una película continua (ya fuera en forma de archivo único, o, como ocurre con los DVD-Vídeos, de compleja estructura de archivos y directorios). Si en vez de tal cantidad de archivos sueltos queremos unir las distintas tomas en un archivo único o incluso generar una película de DVD-Vídeo estándar, es necesario un poco de edición con el software que trae la cámara.


    Cámaras que graban en memorias "flash"

    Además de los discos duros, existen otros dispositivos para leer y escribir información. La memoria flash es una tecnología novedosa que, al contrario que los discos duros, no requiere de partes móviles ni brazos giratorios. Una memoria flash es un dispositivo muy sencillo, resistente y de dimensiones muy reducidas. Existen videocámaras con memoria flash interna, aunque las más habituales utilizan memoria flash externa (tarjetas de memoria: SD, MMC, etc.)
     

    Ventajas
    • Soporte de grabación sencillo, resistente y sin partes mecánicas ni tornillos.

    • Las tarjetas de memoria son muy rápidamente intercambiables; al contrario que los discos miniDVD, no requieren inicialización no finalización.

    • La memoria flash es ligera y de dimensiones reducidas (y por tanto, permiten cámaras más ligeras y que consumen menos). Por ello, se pueden llevar tantas tarjetas como se desee a un viaje largo. En la actualidad se ofrecen tarjetas de hasta 32 GB de capacidad (frente a los 1,5 GB que caben en un miniDVD).

    • La mayoría de los ordenadores y de lectores de DVD de salón incorporan rápidos lectores de tarjetas (y si no, siempre se puede adquirir un lector de tarjetas USB por precios muy asequibles), de modo que la cámara puede usarse con una tarjeta mientras se descarga otra en el ordenador. No hay necesidad de conectar la propia cámara al ordenador.

    • Una vez descargadas al ordenador las grabaciones, podemos almacenarlas en el soporte que queramos (DVD, BluRay, discos duros…). - Algunas cámaras graban en tarjetas de memoria, pero además traen una tarjeta de memoria “flash” interna, de menor capacidad que un disco duro, pero mucho menos frágil.

    Inconvenientes
    • Aunque a todos los efectos grabar las filmaciones en un disco duro es idéntico a grabarlas en una tarjeta flash, las cámaras que graban en tarjetas flash extraíbles suelen no incluir esas tarjetas. Es un gasto aparte a tener en cuenta.

    • Cada toma que filmamos genera un archivo independiente en el disco duro (igual que las cámaras de fotos que graban vídeo), y no una película continua (ya fuera en forma de archivo único, o, como ocurre con los DVD-Vídeos, de compleja estructura de archivos y directorios). Si en vez de tal cantidad de archivos sueltos queremos unir las distintas tomas en un archivo único o incluso generar una película de DVD-Vídeo estándar, es necesario un poco de edición con el software que trae la cámara.


    2. Definición y formato de compresión

    Una vez decidido el soporte sobre el que queremos que grabe nuestra cámara, debemos plantearnos otra diferencia importante: ¿definición estándar (575 líneas en el sistema europeo) o alta definición (1080 líneas)?

    La diferencia es evidente: si nuestras filmaciones las vamos a ver en un monitor de ordenador con resolución 800x600 píxeles, tenemos de sobra con filmar en definición estándar. Pero si nuestro monitor es FullHD (es decir, su matriz de puntos consta de 1080 líneas), entonces una filmación de 575 líneas tendrá que ser "estirada" hasta rellenar las 1080 líneas que permite nuestro monitor FullHD. Por el contrario, si filmamos en alta definición, obtendremos una imagen infinitamente más nítida en nuestro monitor FullHD, con mucho más detalle de los objetos lejanos. Por el contrario, una filmación de alta definición, vista en un monitor 800x600 (o, peor aún, en un televisor de tubo tradicional), sólo se nos mostrará en torno a la mitad de las líneas filmadas. Los objetos serán mucho menos nítidos.

    Existen también cámaras que graban vídeo a 720 líneas. También a eso se le llama "alta definición", aunque no llega a la calidad de las 1080 líneas (FullHD). En cualquier caso, la diferencia de precio entre una cámara de definición estándar y una de alta definición es bastante considerable.

    En cuanto al formato de la grabación, por regla general es el siguiente (salvo para las cintas miniDV y otras cintas profesionales, en que el formato de grabación es completamente diferente, casi en "bruto" y muy poco comprimido):


    Cámaras SD (definición estándar)
    Vídeo en Mpeg-2. Resolución 720x576 puntos (con la posibilidad de camuflarlo como 16:9).
    Resolución similar a un DVD-Vídeo. Los archivos suelen tener extensión .MPG, .MOD, .DAT, etc.

    Cámaras HD (alta definición)
    Vídeo en Mpeg-4 AVC (también llamado h.264). 1920x1080 puntos (16:9 real).
    Resolución similar a un BluRay. Los archivos suelen tener extensión .MP4, .MTS, .M2TS, .MOV, etc.


    Las películas codificadas en h.264 suelen resultar más difíciles de editar, al tratarse de una tecnología novedosa. El formato Mpeg-2, en cambio, lleva muchos años utilizándose. Aun así, las cámaras domésticas también suelen traer su propio software de edición, aunque por regla general ninguno ofrecerá una prestaciones profesionales.

    Por la misma razón, para reproducir películas en h.264 necesitaremos un ordenador medianamente potente (bien porque la tarjeta gráfica sea capaz de descodificar por sí sola este formato, o bien porque el procesador del ordenador sea al menos de doble núcleo) o bien un reproductor de BluRay de salón (o una PlayStation 3). En cambio, las películas en Mpeg2 (sobre todo en definición estándar) requieren mucha menos potencia y pdorán verse en casi cualquier reproductor de DVD de sobremesa.


    3. Óptica y otros parámetros

    Por último, daremos un repaso a una serie de parámetros fundamentales a la hora de comparar una cámara y otra. Por lo general se trata de conceptos básicos de fotografía, perfectamente vigentes en el campo de las videocámaras digitales.

    Sensor

    Dispositivo electrónico compuesto por celdas fotosensibles y condensadores que reemplaza a la película de celuloide de una cámara tradicional. Sobre el sensor inciden los rayos de luz y, según su intensidad, éste genera una serie de corrientes eléctricas más o menos intensas. La intensidad de esas corrientes es posteriormente medida (o codificada) y el valor se almacena en el soporte de grabación configurando así la película digital. En la actualidad los sensores más populares utilizan tecnologías CCD y CMOS, según los materiales empleados y la funcionalidad que necesiten ofrecer.

    La longitud de la diagonal de este dispositivo se suele expresar en pulgadas. Por eso cuando leamos sensor CCD 1/4'' deberemos entender que el sensor mide 0,25 pulgadas de diagonal. En general, cuanto mayor sea la diagonal (por ejemplo 1/3'' es mayor que 1/4''), más puntos de luz (píxeles) será capaz de recoger la cámara (número total de píxeles = columnas * filas). No obstante, el número de píxeles que el sensor sea capaz de recoger en total muchas veces difiere del número de píxeles efectivos, ya que con frecuencia la estabilización electrónica de la imagen hace uso de algunos de esos píxeles.

    Zoom

    Técnica mediante la cual, a base de variar la distancia focal del objetivo de la cámara, conseguimos acercarnos o alejarnos de los objetos que estamos filmando. Por el contrario, en las cámaras de gama baja (en que la distancia focal es fija), se recurre a métodos de extrapolación para agrandar las dimensiones del objeto que estamos filmando (es lo que se llama zoom digital, frente al zoom óptico); evidentemente, el resultado es mucho peor en términos de nitidez.

    Algunas videocámaras modernas incorporan zooms ópticos de hasta 70 aumentos. Aunque sin duda es un parámetro muy atractivo, no hay que dejarse impresionar por él ni descuidar otros aspectos (como la sensibilidad, la óptica, etc.). Lo cierto es que semejante cantidad de aumentos rara vez resultará útil y en cualquier caso, será necesario un trípode poderlos utilizar, ya que el pulso normal no podrá mantener la cámara firme.

    Distancia focal (F)

    Distancia existente entre el centro de la lente y el foco en el que se proyecta la luz. En función de esta distancia focal, podemos tomar planos muy cortos o amplias perspectivas. Un teleobjetivo (T) es un objetivo en el que la distancia focal es mayor, de tal manera que nos permite filmar como cercanos objetos que están muy lejos (si bien la luminosidad de la imagen tiende a reducirse). En el otro extremo está el objetivo gran angular (W), el cual nos permite tomar amplias perspectivas aun estando relativamente cerca de los objetos a filmar. Los más populares, no obstante, son los objetivos zoom, es decir, aquellos que nos permiten variar sobre la marcha la distancia focal, acercándonos o alejándonos de los objetos a filmar.

    Ahora bien, a medida que reducimos la distancia focal (nos aproximamos al gran angular), la máxima apertura del diafragma suele aumentar (disminuye el número f), por lo que consecuentemente la profundidad de campo también se reduce. Es decir, tiende a ser menor la región de la fotografía en la que los objetos aparecen suficientemente nítidos. 

    Por este motivo, sobre todo en planos muy abiertos (es decir, donde algunos objetos están muy cerca y otros muy lejos), es necesario jugar con el enfoque de la cámara hasta conseguir que los objetos que nos interesan se vean nítidos (enfocados). Además, cuanto más cerca estén los objetos de la cámara, más delicado será el enfoque, mientras que a partir de una cierta distancia, podremos considerar que todos los objetos se hallan enfocados (enfocamos al infinito). Por eso, si hacemos una foto a un paisaje empleando un gran angular, conseguiremos enfocar todo el paisaje sin problemas; pero si a un par de metros de la cámara hay alguien posando, tendremos que elegir entre que salga desenfocado el sujeto, que salga desenfocado el paisaje, o un término medio.

    Por lo general, las cámaras de vídeo emplean rayos láser para determinar la distancia a la que se encuentra el objeto al que estamos apuntando, y de este modo ajustan automáticamente el enfoque en función del nivel de zoom que tengamos seleccionado.

    Por último, con frecuencia los fabricantes dan el dato de la distancia focal acompañado del "equivalente en 35 milímetros". Puesto que en la actualidad hay diversidad de tecnologías, resulta desconcertante comparar los datos de un modelo con los de otro; por ese motivo se suele calcular la equivalencia en una cámara tradicional de película de 35 mm, de tal manera que este parámetro ya sí sea comparable entre unas cámaras y otras.

    Sensibilidad

    Es un indicador de la facilidad que tiene la cámara para captar imágenes en condiciones de poca luz. Igual que si nos ponemos unas gafas de sol en plena noche, una cámara con poca sensibilidad ofrecerá imágenes oscuras y poco nítidas. Sin embargo, una con mayor sensibilidad será capaz de captar los objetos razonablemente bien, aunque especialmente en las cámaras domésticas la escasez de luz provoque la aparición de "ruido" en la imagen, esto es, granulado o vibraciones continuas de los píxeles, independientemente de lo vivos que se aprecien los colores.

    La sensibilidad se suele medir en lux, es decir, se expresa mediante el valor mínimo de iluminancia (lúmenes por metro cuadrado) que debe existir para que la cámara sea capaz de tomar imágenes. En un entorno doméstico, una cámara con sensibilidad de 6 lux será relativamente aceptable, mientras que una cámara con sensibilidad de 3 lux será de lo mejorcito. Este dato no siempre es facilitado por los fabricantes, de manera que lo mejor para comprobar la sensibilidad de una cámara es hacer tus propias pruebas de noche o buscar en Youtube a gente que ya las haya hecho.

    Para compensar los problemas derivados de la baja iluminación, se puede recurrir a antorchas (las cámaras profesionales disponen de zócalos para instalar lámparas) o a otras técnicas: por ejemplo, grabar con infrarrojos (las cámaras domésticas de Sony suelen incluir esta función) permite obtener imágenes en blanco y negro de objetos cercanos aun en condiciones de oscuridad total. Otra técnica más habitual es la de reducir el número de cuadros por segundo; cuantos menos fotogramas grabemos por segundo, más tiempo le da al sensor de recibir la luz de cada uno de los cuadros; pero evidentemente, el movimiento será menos fluido. El dispositivo responsable de medir el tiempo durante el cual el sensor recibe luz es el obturador. Por eso, independientemente del número de cuadros que se graben por segundo (que suelen ser entre 24 y 30), se habla también de velocidad de obturación, es decir, del tiempo durante el cual se deja abierto el diafragma (puede interesarnos que sea menor de 1/24 de segundo aunque estemos grabando 24 fotogramas por segundo).

    Estabilizador de imagen

    Dispositivo mediante el cual se minimizan y suavizan las vibraciones no deseadas en la imagen (por ejemplo, debido a un pulso inestable). Existen estabilizadores ópticos (cuando se detecta el movimiento de la cámara, entra en juego una serie de superficies ópticas que desvían la luz, enviándola hasta el sensor en la dirección opuesta a la del movimiento de la cámara; la compensación es por tanto efectuada antes de incidir sobre el sensor), por desplazamiento del sensor (es la misma filosofía que en el caso anterior, pero es el propio sensor el que corrige su orientación) o digitales (como apuntábamos más arriba, en estos casos parte de los píxeles capturados se sacrifican a cambio de que la imagen efectiva pueda encuadrarse en función del movimiento de la cámara).

    Abertura máxima

    Se trata de lo máximo que puede abrirse el objetivo, es decir, del diámetro de la perforación (diafragma o iris) a través de la cual la luz entra en la cámara. Evidentemente, cuanto más abierto esté, más luminosidad registrará el sensor. Por lo general, la abertura máxima dependerá del objetivo que estemos utilizando. Y si el objetivo que usemos es de tipo zoom (con distancia focal variable), también es de esperar que nos permita un valor diferente de máxima abertura para cada una de las distancias focales ofrecidas. Por ejemplo, si la abertura máxima viene expresada como f 1.8 - 3.7, debemos entender que 1.8 es la máxima abertura cuando estamos usando la distancia focal más corta (zoom para alejar, similar al gran angular) y 3.7 la máxima abertura cuando estemos usando la distancia focal más larga (zoom para acercar, similar a un teleobjetivo). Obsérvese que un mayor número f implica una menor abertura, y viceversa.

    Como ya hemos dicho, que los teleobjetivos reducen la luminosidad de la imagen; en el ejemplo anterior, al usar la cámara con el zoom para acercar, el número f es de 3.7, es decir, la máxima abertura posible es menor que cuando usamos el zoom para alejar (en cuyo caso el número f es de 1.8). Por otro lado, a mayor abertura del diafragma (menor f), menor profundidad de campo y por tanto mayor facilidad para hacer enfoque selectivo, mientras que por el contrario, a menor abertura del diafragma (mayor f), mayor profundidad de campo y nitidez generalizada en toda la fotografía.

    Exploración o barrido

    Se llama exploración al proceso por el cual el dispositivo captador va registrando el nivel de luz de cada uno de los puntos de su matriz de filas y columnas. Y análogamente, al proceso por el que el dispositivo visualizador (la pantalla) va iluminando sucesivamente sus puntos para conformar la imagen deseada. Existen dos mecanismos fundamentales de exploración: la progresiva y la entrelazada. En el primero se van captando o iluminando todos los puntos en su orden natural, línea por línea y de izquierda a derecha. En los antiguos televisores con tubo de rayos catódicos, la exploración progresiva no era del todo satisfactoria, ya que, en cada instante, era sólo uno de los puntos el que era iluminado; y aunque el ojo humano percibiera que en realidad los puntos iluminados en los instantes anteriores seguían estándolo, se advirtió que pasaba demasiado tiempo desde que se iluminaba el primer punto de la primera fila y el último de la última fila (el ojo empezaba a notar como apagadas las líneas superiores cuando se estaban encendiendo las inferiores).

    Como consecuencia de lo anterior, durante muchos años se empleó la exploración entrelazadä. En lugar de barrerse todas las líneas en su orden natural, se barrían primero sólo las líneas impares y después sólo las líneas pares. De este modo, las líneas que parecían apagarse eran siempre disjuntas (entre medias había una recientemente encendida) y el efecto se disimulaba satisfactoriamente.

    El barrido entrelazado, no obstante, ofrece una definición menos nítida y puede llegar a provocar problemas de compatibilidad en los monitores modernos (LCD, TFT, etc.) y a la hora de editar digitalmente grabaciones entrelazadas (ya que los fotogramas se superponen dos a dos). Por eso, hoy día, es siempre una garantía de calidad que la cámara pueda grabar en forma progresiva.

    Ganancia electrónica

    Este parámetro permite controlar lo "generoso" que sea el sensor de la cámara a la hora de hacer corresponder los rayos de luz que recibe con las corrientes electrónicas que envía. Aunque tradicionalmente se usaba el concepto de "sensibilidad ISO" para medir la sensibilidad de la película de celuloide (pues no todas plasmaban igual de bien la luz cuando la luminosidad era baja), en la actualidad, aplicado a los sensores digitales, el concepto es ligeramente diferente aunque con frecuencia también lo llamemos "sensibilidad ISO".

    La ganancia de la cámara es un dispositivo amplificador de señal que nos permite establecer que para un determinado nivel de luz, la intensidad de la corriente generada sea mayor o menor. Esto nos da la opción de que, aun habiendo poca luminosidad, el sensor genere corrientes intensas y que la fotografía resultante sea luminosa. El resultado no siempre es del todo satisfactorio, ya que no se actúa sobre la sensibilidad de la cámara (el sensor es fijo), sino que se "falsea" el resultado final. Es decir, si el sensor no es muy bueno para captar los colores en condiciones de baja luminosidad, captará una información muy pobre y poco nítida sobre los colores presentes en la imagen (que tenderán todos hacia el negro), por mucho que luego se amplifique la señal. Además, aumentar la ganancia cuando la luminosidad es muy escasa suele provocar un aumento en el ruido de la imagen, esto es, mayor granularidad y vibración de los píxeles (artefactos), así como distorsiones e interferencias en el color de los objetos.

     

     


    Let Google translate this web

    Jacobo de Pedro Fernández
    mazochungo(a)yahoo.com
    jacobo_depedro(a)yahoo.com