mazochungo.net

 

 


 

Televisión, electrónica y audiovisuales

  • Glosario digital (PDF).

  • Pequeña historia de la  televisión en España.

  • La bola del mundo (Navacerrada) no emitirá TDT.

  • Historia de una antena.

  • El multimedios de Silvio Berlusconi (enlace externo).

  • Frecuencias y estaciones de TV analógica en España.

  • Frecuencias y estaciones de TDT en España.

  • Tabla de correspondencias "canal radioeléctrico - frecuencia".

  • Las inmensas antenas de TV de Las Rozas de Madrid.

  • Las inmensas antenas de RNE de Las Rozas de Madrid.

  • Cómo seguir viendo Castilla-La Mancha TV en la Comunidad de Madrid.

  • La TDT obsoleta.

  • Sintonías y fragmentos de programas televisivos antiguos.

  • Cálculo automático de perfiles topográficos en Google Maps.

  • Cámaras de vídeo digitales: ¿qué formato elijo?

  • Coordenadas de repetidores

  •  

     
     

    Pequeña historia de la televisión en España

    Se cumplen en noviembre de 2006 cincuenta años desde el inicio oficial de las emisiones de Televisión Española. Sirva esta sección para rendir un pequeño homenaje a quienes trabajaron para desarrollar esta tecnología en nuestro país y para remarcar algunos hechos y detalles de especial interés.

    Pruebas preliminares e inicio de emisiones
    Si bien las primeras pruebas de retransmisiones televisivas tuvieron lugar en nuestro país durante la Feria Internacional de Muestras de Barcelona en 1948, fue a partir de 1951 cuando se procedió a los primeros intentos oficiales de transmitir audio y vídeo desde las instalaciones de Radio Nacional en el madrileño Paseo de la Habana. Corridas de toros, partidos de fútbol y varias caras conocidas pudieron ser vistos por un puñado de receptores instalados en el Círculo de Bellas Artes.

    Sin embargo, el inicio de las emisiones regulares de TVE tuvo lugar el 28 de octubre de 1956, coincidiendo ni más ni menos que con el aniversario de la fundación de Falange, con el Día de los Caídos y con la festividad de Cristo Rey. La programación inaugural de la televisión española (que, según se dijo, serviría para "servir a Dios y a la política española") se calculó llegaría a entre 500 y 3000 receptores, todos ellos en Madrid (se dieron casos de gente de fuera de Madrid que, después de gastarse un dineral en adquirir un aparato de televisión -que costaba unas veinte ó treinta mil pesetas-, fueron incapaces de ver ese inicio de emisiones) y fue así de "peculiar":

    20.30 Inicio de emisiones
    - Santa Misa, por Monseñor Boular Davant de Santa Clara, patrona de la Televisión Española,
    - Discurso del Director de Programas y Emisiones, D. José Ramón Alonso,
    - Discurso del Sr. Suevos, Director General de Radiodifusión,
    - Discurso del Ministro de Información y Turismo, D. Gabriel Arias Salgado. El ministro inaugura las emisiones de la cadena.
    - Intermedio.
    - Documentales: El Greco en su obra maestra y Veinte años de vida española.
    - Coros y Danzas del distrito de la Latina de Madrid.
    - Actuacionas musicales.

    La programación inicial de TVE sería de unas tres horas cada noche, con excepción de los lunes, en que no habría emisiones. Se escogió para estas primeras transmisiones, que a los pocos meses podían ser ya vistas por unos 25 000 receptores (en Madrid y algunas zonas de Toledo), la banda VHF y el sistema suizo de 625 líneas de definición, frente al británico (de 405) o el galo (de 819).
     
     
    Ampliación de la cobertura
    En 1959, la señal de Televisión Española llega hasta Barcelona, para lo cual se instaló en la ciudad condal la estación de Barcelona-Tibidabo. A este radioenlace ayudó también la inauguración de la estación de Zaragoza-La Muela y, por supuesto, la de la La bola del mundo, muy cerca de Navacerrada, en la sierra madrileña. Gracias a esta última, la cobertura de Televisión Española aumentó drásticamente, pudiendo ya sintonizarse sus emisiones en el noroeste de la Comunidad de Madrid y en gran parte de ambas Castillas y de Extremadura.

    El diario murciano La verdad publicaba por aquel entonces: "Basta con levantar la cabeza e ir contando las antenas que lucen las azoteas de las ciudades. La nueva instalación de Navacerrada y su éxito técnico han extendido el efecto de sus ondas a la tercera parte de la nación". En efecto, durante los primeros años 60 se consigue reenviar la señal de La bola del mundo a diversas zonas de la cordillera cantábrica e incluso hacia el sur de España y hasta a Murcia. El primer telespectador murciano había sido el propietario de Meroño Radio, quien, gracias a una antena de alta ganancia, había logrado recibir las emisiones de Navacerrada en 1959. Es en 1962 cuando TVE inaugura la estación Aitana (Alicante), reenviando así la señal de Navacerrada a la Comunidad Valenciana, Albacete, Almería, Murcia y Baleares. Otro tanto harían las estaciones reemisoras de La Mancha (al norte de Ciudad Real), Santiago, Sevilla o Bilbao.

    Sin embargo, seguía sin resolverse el problema de las islas Canarias, en donde llegó incluso a plantearse la posibilidad de instalar una antena receptora en lo alto del Teide que estableciera contacto con La bola del mundo. Lo inviable de la operación había obligado a TVE a emitir en las islas Canarias una señal local provisional, desenlazada de la que se veía en el resto de España, hasta que en 1964 se contrató con Telefónica el primer enlace satelital, que llevaría la señal desde el Paseo de la Habana hasta las Canarias.

    Desgraciadamente, y volviendo a 1959, la red de televisión en España no estaba enlazada de ningún modo con la de otras televisiones europeas, por lo que la retransmisión de la visita de Eisenhower a nuestro país tuvo que ser filmada y revelada en Barcelona (el punto enlazado con Madrid más cercano a Francia) y llevada posteriormente en avioneta hasta Marsella, en donde la televisión francesa la insertaría en la red de Eurovisión.

    La primera retransmisión enviada en directo desde el extranjero llegaría el 18 de mayo de 1960 (un Real Madrid - Eintracht), y la inclusión definitiva de TVE en Eurovisión vendría el 15 de diciembre de 1960, coincidiendo con la retransmisión de la boda del rey Balduino de Bélgica y la española Fabiola de Mora y Aragón.

    En ese mismo año, TVE adquirió su primera grabadora para cintas magnéticas de dos pulgadas, tecnología recién desarrollada y que había supuesto una revolución en la industria. A pesar de ello, la gran mayoría del material a emitir seguiría rodándose en celuloide hasta finales de los setenta, dada la versatilidad del magnetófono Nagra, que facilitaba la labor de sincronización entre la imagen y el sonido grabados y dada la escasez y la complejidad de los dispositivos portátiles de grabación magnética.

    El 21 de diciembre de 1965 se suprimió el Impuesto de Radioaudición, responsable de que los aparatos receptores (e incluso algunos componentes técnicos necesarios para la difusión de la señal) gravasen como artículos de lujo, dificultando su adquisición, pero financiando al mismo tiempo parte de las infraestructuras del servicio público de radiotelevisión. Desde ese momento se intentó potenciar también la comercialización de aparatos receptores de producción nacional.

    En 1982 entró en servicio el centro nodal de Torrespaña, el nuevo emblema de Televisión Española, que además de facilitar la cobertura en la capital, facilitaría los radioenlaces de cara a la retransmisión del Mundial de 1982. Unos meses después de iniciarse las emisiones en UHF desde Torrespaña dejó de emitirse la débil señal en VHF de TVE desde el Paseo de la Habana, pero siguió en servicio la señal en VHF de Navacerrada.
     
     
    Prado del Rey y la Segunda Cadena
    A las instalaciones del Paseo de la Habana y del Tibidabo (donde el Ayuntamiento de Barcelona había cedido a TVE en 1959 los terrenos del Palacio de Miramar) se sumarían otras importantes instalaciones el 18 de julio de 1964, fecha en que se inauguró Prado del Rey (a las afueras de Madrid), complejo que contaba con el mayor estudio de Europa y que permitió el rodaje de grandes producciones dramáticas.

    El año 1965 trajo consigo otra gran novedad: Televisión Española iniciaría las emisiones provisionales (el lanzamiento oficial ocurriría el 20 de julio de 1966) de su "segundo programa", que emitiría en la banda UHF. De hecho, durante muchos años, la segunda cadena se denominaría sencillamente "el UHF". El problema es que los televisores de la época no contaban con sintonizador para UHF (había que comprarlo "aparte") y las antenas que se venían instalando en las azoteas estaban asimismo destinadas a la recepción de la banda VHF, únicamente.

    También en 1965 se empezaron a probar las primeras experiencias de transmisión en color y se potenció el uso de los satélites para la transmisión televisiva entre puntos muy distantes (como la Copa Davis que Manolo Santana jugó en Australia en 1967 o los Juegos Olímpicos de México 1968).

    Y finalmente, el Consejo de Ministros aprobó en 1969 la adopción del sistema PAL alemán como norma para la transmisión en color en España, frente al sistema SECAM francés o el NTSC americano.


    Las nuevas cadenas públicas

    A finales de los años 70, y en plena acogida de la Democracia en España, se empieza a redactar el Estatuto de Radio y Televisión, que se aprobaría en 1981 y que también abriría las puertas (siguiendo las recomendaciones del director general de RTVE, Fernando Castedo) a la posible separación de RTVE propiamente dicha y una entidad dedicada exclusivamente a la intensificación y el mantenimiento de la red, que en el futuro acogería a nuevas cadenas.

    TVE estuvo definida legalmente como "monopolio" hasta que en 1973 se estableció que debía ser un "servicio público centralizado". El 28 de octubre de 1977 se convirtió en "organismo autónomo" y, por último, en 1981, el mencionado Estatuto estableció que debía ser un "servicio público esencial, cuya titularidad corresponde al Estado".

    Así, el 22 de abril de 1982 y la nochevieja de 1982 inician sus emisiones provisionales, respectivamente, la televisión catalana (TV3, que emitiría desde una gran antena instalada también en el Tibidabo) y la televisión vasca (Euskal Telebista, con emisores en Vizcaya y Álava), que pasarían a ser oficiales el 28 de febrero de 1983 y el 16 de enero de 1984, respectivamente. Lo cierto es que ambas habían iniciado sus actividades en pruebas antes de haberse aprobado la Ley Reguladora del Tercer Canal.

    También tuvo que procurarse su propia red de difusión (aunque siempre paralela a la de RTVE) la televisión autonómica de Galicia, que empezó a emitir en 1985.

    En 1986 se reanudaron los esfuerzos para unificar las distintas redes de emisión y para gestionarlas desde una sola empresa, aunque con dependencia funcional de TVE, que habría de llamarse Sogredi. Sin embargo, las negociaciones no llegaron a buen término. No tendría lugar hasta 1989 el nacimiento de la Red Técnica de Televisión (Retevisión), organismo público encargado de la gestión de la Red Técnica de TVE y de ponerla a disposición de las nuevas cadenas que fueran apareciendo, para evitar la proliferación de subredes, como había ocurrido con las cadenas autonómicas. Retevisión sería años después privatizada y adquirida por el operador Abertis Telecom. En la actualidad, Torrespaña es propiedad de Abertis Telecom, no de Televisión Española, a la cual, en cambio, sí siguen perteneciendo los estudios anexos a la torre.


    Llega la televisión privada

    El 4 de abril de 1986, el Consejo de Ministros aprueba la existencia de la televisión privada y, el 14 de marzo de 1988, se firma asimismo la Ley de la Televisión Privada. El 25 de enero de 1989 tiene lugar un concurso por el que se conceden tres licencias para operadoras privadas de televisión con cobertura nacional, que ganan Antena 3 (que comienza sus emisiones justo un año después), Telecinco (que lo hace el 3 de marzo de 1990) y Sogecable (que aplazó el lanzamiento de Canal Plus hasta el 14 de septiembre de 1990).

    Aunque la cadena de Sogecable se hacía menos atractiva (por ser de pago la mayor parte de sus contenidos), ésta se benefició del proceso de antenización paralelo que las comunidades de vecinos emprendieron para recibir las señales de las otras dos nuevas cadenas.

    Entre tanto irían surgiendo otras tantas cadenas autonómicas, existiendo a día de hoy (diciembre de 2006) todas éstas:
     

    Emisora Inicio de emisiones
    ETB (País Vasco)
    TV3 (Cataluña)
    TVG
    (Galicia)
    ETB2
    (País Vasco)
    Canal Sur
    (Andalucía)
    Canal Nou
    (Valencia)
    Telemadrid
    (Madrid)
    Canal 33
    (Cataluña)
    Canal 2 Andalucía
    Punt 2
    (Valencia)
    TV Canaria
    (Canarias)
    Castilla La Mancha TV
    IB3
    (Islas Baleares)
    Aragón TV
    TV Principado de Asturias
    7 - RTV Región de Murcia
    1983
    1984
    1985
    1986
    1989
    1989
    1989
    1989
    1998
    1998
    1999
    2001
    2005
    2006
    2006
    2006

    Por su interés, reproduzco a continuación dos estudios sobre la evolución de las audiencias televisivas a partir de 1990 (fuentes originales: Ecotel, Sofres y Bernardo Díaz Nosty):

    Audiencias sobre el consumo total televisivo:

      Enero 1990 Junio 1990 Octubre 1990 Enero 1991
    TVE 82,6 % 72,8 % 69,0 % 64,6 %
    Autonómicas 15,7 % 14,4 % 16,6 % 16,4 %
    Privadas 1,3 % 12,3 % 13,9 % 18,6 %
    Otras 0,4 % 0,5 % 0,5 % 0,4 %
    Consumo total 203 minutos 180 minutos 191 minutos 202 minutos

    Audiencias de las cadenas privadas sobre el consumo de televisión privada:
    (las emisiones en pruebas de Canal Plus duraron entre julio y septiembre de 1990 y eran en abierto)

      01/1990 05/1990 06/1990 07/1990 08/1990 09/1990 10/1990 11/1990 12/1990
    Antena 3 100% 28,57 % 30,95 % 33,52 % 36,47 % 36,57 % 33,66 % 36,08 % 38,99 %
    Telecinco - 71,43 % 69,05 % 55,87 % 51,60 % 58,93 % 64,40 % 62,21 % 58,79 %
    Canal Plus - - - 10,61 % 11,85 % 4,50 % 1,94 % 1,71 % 2,22 %

    Audiencias medias en 1996:
    TVE1: 26,9 %;  Antena 3: 25%;  Telecinco: 20,2 %;  Autonómicas: 15,5 %
     
     
    Audiencias medias en 1997:
    TVE1: 25,1 %;  Antena 3: 22,7%;  Telecinco: 21,5 %;  Autonómicas: 17,4 %
     
     
    Audiencias medias en 2005:
    TVE1: 19,6 %;  Antena 3: 21,3%;  Telecinco: 22,3 %;  Autonómicas: 17,6 %
     
     
    Implantación de la oferta televisiva en 1998:
    (el término "población" se refiere al total de individuos que intervienen en la medición de audiencias; en realidad, el porcentaje de españoles que sintonizan las distintas cadenas es, en general, sensiblemente inferior al que reflejan estas tablas, en especial en el caso de las cadenas privadas)

    Cadena % de población que sintoniza Minutos de publicidad semanal
    TVE1
    TVE2
    Antena 3
    Telecinco
    Canal Plus
    TV3
    Canal 33
    ETB 1 (vasco)
    ETB 2 (castellano)
    TVG
    Canal Sur
    C2 Andalucía
    Canal 9
    Telemadrid
    Punt 2
    99,7%
    99,6%
    98,9%
    98,8%
    93,1%
    25,6%
    21,4%
    7,9%
    8,1%
    7,4%
    19,8%
    10,1%
    14,1%
    16,8%
    8,1%
    878
    670
    1235
    1294
    165
    607
    289
    270
    498
    613
    677
    -
    690
    806
    71

     
    En 1995 se aprueba la Ley de Televisión Local, con intención de regularizar la existencia creciente de pequeñas cadenas de televisión, públicas o no, que funcionaban de manera alegal (siendo Cataluña la zona donde antes y con más fuerza habían surgido este tipo de medios). Sin embargo, el proyecto quedó interrumpido al no concretarse un Plan Técnico Nacional de TV local ni convocarse nunca los concursos oportunos, por lo que es difícil determinar el número de emisoras de televisión local existentes en la actualidad en todo el país, pero podría llegar a cifrarse en hasta un millar, muchas de las cuales se aúnan estableciendo redes con bloques de programación comunes.


    Televisión Digital Terrestre

    El primer intento de modelar la TDT en España tuvo lugar en 1998. Para entonces se concedió la licencia de emisión a 14 canales con cobertura nacional a la operadora de pago Quiero TV. Simultáneamente, se planificó la emisión de un paquete en abierto (denominado RGN) que incluiría los dos programas de TVE, así como los tres canales privados nacidos en 1990. Igualmente, se autorizó la emisión digital de dos nuevas cadenas con cobertura nacional, Net TV y Veo TV.

    La quiebra de Quiero TV al poco tiempo, cuando Net TV y Veo TV apenas habían iniciado sus emisiones, obligó a replantear todo el Plan Técnico de Televisión Digital. Así, en julio de 2005 se aprobó un nuevo proyecto que contemplaba, además de la emisión de 20 cadenas de cobertura nacional, gestionada cada una de ellas por alguna de las operadoras ya existentes -TVE, A3, T5, Sogecable, Net TV y Veo TV- o por una nueva (laSexta, a la que se le concedía también licencia de emisión analógica), la emisión de otras tantas cadenas de televisión digital local (sería competencia de las distintas Comunidades Autonómas convocar los concursos pertinentes) así como la reserva de frecuencias también para la emisión de televisión digital en movilidad (DVB-H) o incluso para la TDT de Alta Definición (HD DTT o HD DVB), si bien estos dos últimos están aún en fase de desarrollo.

    En cualquier caso, el estándar adoptado para las emisiones digitales es el DVB europeo, frente al ATSC americano o el ISDB japonés.


    Televisión
    por satélite
    "La televisión vía Satélite, en sus orígenes basada en tecnología analógica, aparece por vez primera en la legislación española con carácter general en la Ley 31/1987, de 18 de diciembre, de Ordenación de las Telecomunicaciones, y en la Ley 35/1992, de 22 de diciembre, de Televisión por Satélite, que hace referencia específica a la difusión de televisión por medio de esta tecnología.

    Durante la etapa definida por el anterior marco regulador, la difusión de televisión vía satélite tuvo en España connotaciones de servicio público regulado, concediéndose la gestión directa del mismo al por aquel entonces ente público Radio Televisión Española, y la haciendo la gestión indirecta de dicho servicio objeto de concesión administrativa.

    La rápida e intensa evolución que experimentó el sector durante la primera mitad de la década de los noventa volvió este modelo extremadamente inadecuado, por la rigidez que suponía en el desarrollo de servicios y la necesaria adecuación a la normativa comunitaria que, ya por aquel entonces, apuntaba justo en la dirección contraria.

    La nueva etapa se inauguró con la Ley 37/1995, de 12 de diciembre, de Telecomunicaciones por Satélite, cuya novedad más significativa consistió en liberalizar, de conformidad con lo previsto en la Directiva 94/46/CEE, la prestación de los servicios de telecomunicación que utilicen satélites de comunicaciones. Para esta prestación se precisaría únicamente autorización administrativa que sería otorgada por el Ministerio correspondiente.

    Esta liberalización afectó a todo tipo de servicios, fueran éstos de difusión o no, incluyendo los propios servicios portadores, siempre que se utilizase para su prestación un satélite de comunicaciones. En resumen, los servicios de telecomunicaciones prestados por medio de satélites pierden la consideración de servicio público, no estando por tanto sujetos a control gubernamental.

    Es en este marco de liberalización, vigente en la actualidad, cuando se dan en España las primeras emisiones de Televisión Digital vía Satélite, alrededor del año 1997".

    Párrafo obtenido de la página web del Ministerio de Industria


    Lo cierto es que la televisión por satélite en España es una pequeña asignatura pendiente. Frente a países como Italia o Alemania, que desde hace décadas utilizan el satélite para la difusión en abierto de multitud de cadenas generalistas, nacionales o locales, en abierto, garantizando así una cobertura del 100% de la población, e incluso la posibilidad de sintonizar las cadenas terrestres de esos países también desde el extranjero, en España tal cosa no ocurre. Eso sí, esta modalidad de emisión obliga a las cadenas a codificar o no incluso a no emitir ciertos contenidos en su versión satelital por cuestiones de derechos (los satélites cubren continentes enteros, y las cadenas pueden no tener derechos de emisión continentales para todos sus programas).

    Canal 10

    Probablemente por lo mucho que tardó en regularizarse en España la prestación de servicios de telecomunicaciones y en concreto de televisión, así como la aparición de nuevas cadenas, la tecnología terrestre tiene en España una clara supremacía sobre la satelital o la del cable.

    Tanto es así que 1987, ante la inexistencia de un marco en España que permitiera la prestación de servicios de televisión satelital de pago, la empresa Film Success puso en marcha Canal 10, una cadena en español con contenidos generalistas (entretenimiento, dibujos animados, películas, series, música...), pero que emitía y tenía sus instalaciones en Londres. Durante sus dos primeros meses emitió en abierto, para posteriormente codificar su señal. En septiembre de 1987 cesó sus emisiones, contabilizando con tan sólo unos 700 abonados y declarándose en quiebra.

    Canal 10 emitía en analógico a través del satélite Intelsat 5, uno de los pocos que tenían cobertura en España por aquel entonces. La subscripción a la cadena sólo era posible en las grandes ciudades (Madrid, Barcelona...), ya que sólo en ellas la empresa tenía delegaciones y técnicos que instalaban de forma gratuita la antena parabólica y el receptor analógico. La antena medía entre 120 y 200 cm de diámetros (mucho más grande que las parabólicas actuales) y en el caso de las instalaciones colectivas se modulaba la señal sobre dos canales del UHF, para que todo el vecindario lo pudiera sintonizar con su televisor habitual. En una de las frecuencias se escuchaba el audio español y en la otra el de la versión original.

    La precariedad de las instalaciones (los técnicos de la época desconocían por completo la tecnología de la televisión satelital) dificultaban la recepción de la señal en los días de inestabilidad atmosférica. Además, se cuenta que durante los últimos días de emisión de la cadena, el "mal tiempo estelar" enturbió aún más la marcha del primer canal privado de España.

    TVE Internacional

    A raíz de la legislación aparecida en 1987, que delegaba únicamente sobre Televisión Española la gestión de la televisión por satélite en España, el 1 de diciembre de 1989 comenzaron las emisiones en pruebas de Televisión Española Internacional, el canal generalista por satélite propiedad de Televisión Española. Un año después darían comienzo las emisiones oficiales, consistentes básicamente en la redifusión de los contenidos de la primera y la segunda cadenas de TVE, en su mayoría de producción propia. A partir de 1991, la programación de TVE Internacional se desdobló: una iría destinada a América y otra a Europa. Entre 1995 y 1999 la programación iría llegando también a satélites y operadores de cable asiáticos y de Oceanía.

    En 1992, tras el lanzamiento del satélite Hispasat, TVE Internacional se incorporó también a la oferta en abierto de este canal. En la actualidad es, junto con las versiones "internacionales" de las diferentes cadenas autonómicas españolas y con algún que otro canal local generalista (Popular TV) y otros tantos "telebrujas" y canales de televenta, la única oferta en español que puede recibirse en abierto por satélite.

    Cotelsat

    En 1994 se constituyó la sociedad Comercialización de Televisión por Satélite, que pondría en marcha la primera plataforma (pues no era una cadena sola) de televisión de pago por satélite. Gestionada por Sogecable (propietaria asimismo de Canal Plus, cadena analógica terrestre de pago nacida en 1990), Cotelsat emitía a través del satélite Hispasat y estaba formada por solamente cinco canales, a raíz de que el Gobierno concediera en 1992 a cada operador terrestre (Antena 3, Telecinco, Sogecable) una frecuencia de emisión analógica en el satélite Hispasat, y otras dos a TVE. Así las cadenas que constituían Cotelsat eran:

    - Teledeporte (TVE): canal deportivo.
    - Canal Clásico (TVE): canal musical.
    - Telenoticias (Antena 3): canal de informativos producida en Miami y participada por Antena 3.
    - Telesat 5 (Telecinco): series, dibujos animados y reposición de programas de los comienzos de Telecinco.
    - Cinemanía 2 (Sogecable): cine clásico americano.

    En 1995, en abierto, también podían sintonizarse los siguientes canales en Hispasat (aunque no formaran parte de la oferta de Cotelsat): TVE Internacional, TV Catalunya Satél·lit,

    El reducido interés de los contenidos y las pocas horas de emisión (salvo Telenoticias, todos los canales emitían sólo desde la tarde y hasta la medianoche) llevaron a que en junio de 1995 la sociedad se disolviera, después de haber reunido únicamente a unos 4000 abonados. Los dos canales de TVE continuaron emitiendo en abierto hasta el nacimiento de Vía Digital, momento en que fueron codificados e integrados en la oferta de esta plataforma (que no pagaba nada a Televisión Española, pero que se hacía cargo de los costes del transporte de la señal). Telenoticias y Cotelsat 5 siguieron emitiendo en abierto, hasta que fueron abandonados, unos meses después.

    A partir de ese momento, Antena 3 obtuvo autorización para utilizar su frecuencia como sistema de transporte (en digital y codificado) de los contenidos de su filial Cable Antena hasta las cabeceras de las operadoras de cable (Cable Antena lo formaban los canales Cine Color, Cine de Siempre, Canal Fiesta...). Por su parte, Cinemanía 2 siguió emitiendo codificado, pero dentro de la plataforma Canal Satélite, operada también por Sogecable, a la que algunos acusaron de tratar con más interés esta segunda plataforma que la de Cotelsat.

    Antes de la constitución de Cotelsat, se venían ya emitiendo en abierto Telesat 5, Teledeporte, Canal Clásico y Antena 3 Satélite (la programación de éste último estaba formada por telenovelas, toros y redifusión de magazines e informativos). Y en el lugar de Cinemanía 2 venía emitiendo, igualmente codificado, Canal 31, canal propiedad de Sogecable que nunca llegó a comercializarse oficialmente.

    Canal Satélite

    En 1994 se creó también la plataforma analógica Canal Satélite, que emitiría a través del satélite Astra.  Gestionada por Sogecable, englobaba en un principio a los canales Cinemanía y Documanía (existentes por separado antes de la formación de la plataforma), Minimax (contenidos infantiles) y Cine Classics. En 1996 se incorporaría el canal Sportmanía, el único que perdura en la actualidad (dentro de Digital+). En 1997 la plataforma dejó paso a una nueva, denominada Canal Satélite Digital, en la que fueron integrados los canales del Canal Satélite original.
     

    Vía Digital

    En 1996, impulsada por Telefónica, se empieza a gestar Vía Digital, la plataforma de televisión de pago que debería competir contra Canal Satélite. Se constituyó en enero de 1997, un día después de la transformación de Canal Satélite en Canal Satélite Digital. Aparte de por Telefónica, la empresa estaba participada por Televisión Española, TV3, Telemadrid, TVG, Canal Nou, Televisa de México, el Grupo Recoletos y algunos otros grupos pequeños. En el accionariado no formó parte, pese a que estaba previsto, Antena 3 (bajo el Grupo Zeta), entre otras cosas porque apenas unas semanas antes había firmado el llamado "Pacto de Nochebuena" con Sogecable y TV3 acerca de la gestión conjunta de los derechos de retransmisión de los partidos de fútbol, fruto de lo cual se fraguó la compañía Audiovisual Sport. En septiembre de 1997, después de que Telefónica comprara parte de Antena 3, se lanzó oficialmente la plataforma con un total de 35 canales (más otros tantos premium o de pago por visión), que emitiría por el satélite Hispasat (Canal Satélite Digital lo hacía por Astra).

    Coincidiendo con el nacimiento de Vía Digital, el Gobierno de Aznar aprobó una medida por la que se obligaba a los operadores de televisión satelital de pago al empleo de terminales que fueran compatibles con las demás plataformas de pago existentes (multicrypt), por lo que Sogecable se vio obligada a retirar sus terminales simultcrypt, lanzados apenas unos meses antes.

    Vía Digital pronto pasó a formar parte también de Audiovisual Sport, lo que le permitió retransmitir los partidos de la liga de fútbol, pero hubo de alcanzar un acuerdo con Sogecable para poderlos ofrecer en pago por visión. La posterior Ley del fútbol de 1997 obligaría a la explotación conjunta de los derechos entre las distintas plataformas, lo que garantizó a Vía Digital la emisión de la Primera División.

    El hecho de que Vía Digital llegara cuando Canal Satélite ya tenía firmados acuerdos en exclusiva con multitud de proveedores de contenidos (y con multitud de franquicias internacionales), el enorme gasto que supuso para Telefónica el Mundial de Corea y Japón de 2002 (que, además, tuvo que ofrecer en abierto a través de Antena 3 por estar considerado un evento "de interés general"), las progresivas dificultades económicas de las plataformas de pago (véase Quiero TV), el mayor número de abonados de Canal Satélite Digital y el cambio de presidente en Telefónica (César Alierta relevó a Juan Villalonga, quien se había mostrado mucho más interesado en invertir en este tipo de plataformas de lo que lo haría Alierta) y el desinterés de algunos de los accionistas pequeños (que consideraban que en España no había mercado para dos plataformas de pago) llevaron a Vía Digital a efectuar una reducción de capital y a plantear una fusión con su competidor, Canal Satélite Digital.

    Digital Plus

    En el verano de 2003, finalmente, se firmó la absorción de Vía Digital por parte de Sogecable, resultando así una nueva marca, Digital+.

    Desde el punto de vista del espectador, éste se encontró con que dejaba de estar abonado a los canales de Vía Digital para estarlo a los de Canal Satélite Digital; en muchos casos, además, las mensualidades subían de forma sustancial, dado que Vía Digital permitía la contratación de paquetes de canales más pequeños que Canal Satélite Digital.

    Posteriormente, y de forma paulatina, algunos de los antiguos canales de Vía Digital fueron integrados en Digital+, mientras que otros tantos se vieron condenados a desaparecer (especialmente, muchas marcas nacionales como Canal Megatrix o Canal Club Súper 3 se vieron reemplazadas por franquicias americanas, como Fox Kids, Disney Channel, etc., presentes originalmente sólo en Canal Satélite). También Televisión Española se encontró con que Sogecable no renovó el acuerdo que mantenía con Vía Digital, por lo que algunos de sus tradicionales canales temáticos dejaron de emitir (Nostalgia) o pasaron a estar sólo disponibles en plataformas de cable (Clásico).

    El monopolio de Sogecable en la televisión de pago satelital fue suavizó por parte del Gobierno mediante la imposición de varias medidas que la compañía debe respetar.

    Digital+ ofrece una gran oferta de canales temáticos e incluye en exclusiva a Canal+ España (Canal Plus), después de que esta cadena cesara en noviembre de 2005 sus emisiones (la mayor parte, codificadas) por la vía terrestre, dejando libre su frecuencia para una nueva cadena generalista en abierto (Cuatro).

    Digital+ emite simultáneamente por los satélites Astra (codificación Seca) e Hispasat (codificación Nagravisión), por lo que no fue necesario para los clientes de la antigua Vía Digital reorientar sus antenas después de la absorción. Desde finales de los 2000, Digital+ ofrece contenidos de varios de sus canales a través del teléfono móvil (a través de las redes 3G). Este servicio está disponible para clientes de Orange o Vodafone.

    Entre 2008 y 2009, Sogecable ha estado negociando con diversas compañías una posible venta de su participación en Digital+.
     



    Let Google translate this web

    Jacobo de Pedro Fernández
    mazochungo(a)yahoo.com
    jacobo_depedro(a)yahoo.com